Como dejar de fumar y no engordar

Un colosal mar de dudas se instala toda vez que, con gesto animoso, comenzamos a mirar con desdén el nuevo cigarrillo que habremos de ponernos en la boca. Mal de males – lo sabamos- el hábito de fumar no puede tener ahora peor prensa. Aún así, los interrogantes suelen conspirar contra nuestra fuerza de voluntad y tomnándonos con la guardia baja, vence entonces el acto reflejo: el cigarrillo otra vez va a la boca, el encendedor se enciende una vez más y ya estamos nuevamente cabalgando sobre las adicciones. Nueva derrota.

Que hacer? Pues informarnos y responder preguntas. Cómo dejar definitivamente de fumar?, Cómo hacerlo sin engordar desmedidamente?, Y cómo seguir alimentándonos una vez que abandonamos el tan maldito respirador artificial del cigarrillo?

Quienes aumentan de peso?

Es un tema más qure decisivo. Un estudio realizado en la Universidad de Tenessee determinó qeu una de cada tres personas que abandona el hábito expenrimenta un aumento de peso. Para colmo, se ha advertido que el cambio de peso se da en un momento crítico, es decir, durante las tres primeras semanas de abstinencia, y esa suba promedio tiende a ser de cuatro kilos y medio.

Pero, quiénes aumentan de peso? Segun los especialistas hay tres categorías bien diferenciadas.

1) Los grandes fumadores.- Los individuos que fumaban menos de diez cigarrillos al día mostraban una tendencia a no sufrir más peso al dejar de fumar. El aumento de peso se hacía evidente con aquellas personas que fumaban entre 10 y 20 cigarrillos por día. Y los que sobrepasaban los 30, experimentaban un aumento promedio de 5 kilos.

2) Los que tienen problemas de gordura.- Aquellas personas que han sufrido aumento de peso en el pasado, y en anteriores tentativas de abandonar el hábit0, muestran más propensión a engordar.

2) Los que comen con moderación.- Las personas que comen menos de lo necesario para mantener el peso coroporal y con frecuencia confían en el hecho de fumar para controlar su peso.

Y bien: porqué se engorda cuando se deja de fumar? Hay dos claves que ya se han popularizado.

  • Los cambios en el metabolismo: la nicotina juega un papel a ctivo, se determinó cientificamente que el metabolismo de un fumador es más complicado que el de los no fumadores. Como consecuencia de ello, cuando la cantidad de alimentos excede la capacidad del cuerpo para transformarlos en energía, queda un remanente que termina acumulándose en forma de grasas. Se estima entonces que dejar de fumar provoca un consumo de alimentos que aumento an eun 6,5 por ciento.
  • Como parte de este vicioso circuito, se se desacelera el metabolismo debe entonces practicarse más actividad física. Y si esto sucede, hay resultados garantizados de obesidad rápida.
  • La alteración de los hábitos alimentarios: está comprobado que las personas que dejan el hábito de fumar comen más por el estrés de la abstinencia y por la psicologica gratificación oral.

Qué comer y que no comer durante la abstienencia

De acuerdo a un estudio realizado, hay tres cambios fundamentales para realizar en la dieta:

  • Aumentar el consumo de hidratos de carbono complejos y fibra (frutas, verduras, pastas, pan integral, cereales, etc)
  • Disminuir el consumo de grasas.
  • Reducir la cantidad de azúcar en su alimentación.

Por desgracia, en el periodo crucial de abstinencia, las personas tienden a incorporar más grasas para compensar su dependencia, ya que los alimentos grasos son fáciles de encontrar y producen una satisfacción inmnediata. La mayor parte de las llamadas “comidas rápidas (hamburguesas, papas fritas, etc) tienen alto contenido en grasas. Por lo tanto, digabasta y siga estos consejos:

  1. No coma mantecas, papas fritas, salchichas y embutidos.
  2. Utilice aceite de oliva para freir y condimentar.
  3. Baje el consumo de golosinas.
  4. Reemplace los poastres dulces por fruta fresca, en compota o asada.
  5. Beba jugos de frugar en lugar de gaseosas.
  6. Consuma cereales sin endulzar y evite las peligrosas tentaciones, como galletitas, chocolates o papas fritas en bolsa. Recuerde que son pequeños gustos con altos costos.

Antes de comer, piénselo bien. No vaya a ser que se convierta en un ex fumador gordísimo.

Tags:

Deja tu Comentario